Kratos

Llegó a nosotros desnutrido, deshidratado, con heridas superficiales en el cuerpo y la cola en muy mal estado. Se realizó una cirugía para quitar la colita  y se le administraron fuertes medicamentos por su condición.

Salió adelante, nunca se dió por vencido. Actualmente es un consentido y le encanta que lo apapachen,  lo puedes ir a saludar a la Tienda de los Gatos